23.5.14

Política Nacional

A 40 AÑOS DE LA MUERTE DE ARTURO JAURETCHE
El sábado 25 de mayo de 1974 falleció Arturo Jauretche. Fue abogado, intelectual y político. Militó en el radicalismo, fue uno de los fundadores de Forja en la década de 1930 y luego se incorporó al naciente peronismo en 1945. Pero su principal legado es como intelectual y polemista. Lo recordamos con ‘Don Arturo Jauretche’, semblanza de Aníbal Ford publicada en la revista Crisis, nº 15 de julio de 1974.


“'...años y trotes me han graduado en la universidad de la vida, que es el mejor libro cuando los otros inducen a error', había afirmado don Arturo en Los profetas del odio. La frase marca clarito su hacer: pocos observadores de nuestra realidad concreta de su calibre hubo en este siglo. Porque el pensamiento de Jauretche se plasmó, no a partir de teorías que distorsionaban la comprensión de nuestra realidad, sino de una práctica real cumplida no sólo 'en los modestos aprendizajes de todos los días' sino también 'en el libro, en la prensa, en la acción política y con las armas en la mano, con muchos más exilios y prisiones que momentos fáciles' (id.). Fue la contrafigura de esos intelectuales aplicadores que, como él mismo lo señalara, primero estudian el catálogo y después clasifican por analogía lo que ven en su país' (id). Él se vino por el camino inverso: dejó que de la realidad emergieran las categorías de su análisis, cosa nada fácil en un país donde la colonización pedagógica —que desmontara magistralmente sentando las bases del revisionismo político-cultural— obnubiló a generaciones de intelectuales. En Política nacional y revisionismo histórico había dicho: 'Nuestra 'intelligentzia' jamás induce; se limita a deducir del último libro, de la última moda intelectual que le llega, y cuando la realidad no se adecúa a la fórmula importada, no intenta la fórmula que pueda surgir de la realidad. Decreta la 'supresión de esa realidad que no encaja, o la desestima totalmente...
Jauretche vio con claridad que había que barrer con todas las trampas y desvíos que el sistema oligárquico-imperialista había impuesto en nuestra superestructura para que no se comprendiera al verdadero país; entendió que la verdadera enseñanza venía de los 'no intelectuales', de 'los simples y de los humildes', de aquellos que por algo no se habían equivocado en los momentos decisivos de nuestra historia; y propuso, en uno de sus desplantes de fondo, el 'método del estaño', frente a las epistemologías y las metodologías importadas. Así, con sencillez, debajo de ese estilo coloquial y de ese poderoso anecdotario que ostentaba, fue lanzando verdades con una solidez que hace que se lo pueda considerar no sólo un historiador, no sólo un cronista, no sólo un crítico, sino, por sobre todo esto, uno de los teóricos fuertes de la Patria Grande.
Con esa metodología mayor, aunque humildemente propuesta, Jauretche desnudó el proyecto económico de la 'Libertadora' y las teorías de la economía política liberal y metropolitana que lo sustentaban en El plan Presbisch (1956); deslindó las opciones del ejército entre una variante gendarme y represiva y otra nacional y latinoamericana en Ejército y política (1957); denunció las causas profundas de la falsificación de nuestra historia y sentó las bases de un nuevo revisionismo en Política nacional y revisionismo histórico (1959); reseñó la labor precursora de FORJA —entre cuyos cinco fundadores se contaba— en Forja y la década infame {1962); analizó lúcida y críticamente diversos aspectos de la sociedad argentina, de la 'colonización pedagógica', de la traición de los intelectuales en Los profetas del odio (1957), Prosa de hacha y tiza (1961), Filo, contrafilo y punta (1964) y en ese libro que señala su mayor aporte a la sociología nacional: El medio pelo en la sociedad argentina (1966). Y así hasta su autobiografía trunca, en cuya primera parte —De memoria. Pantalones cortos (1972)— Jauretche se postula no como el figurón que centraliza todo en sí mismo, sino como el 'uomo qualunque', el testigo secundario que recoge desde el común los hechos de nuestra historia y de nuestra vida cotidiana.
Hoy don Arturo se ha ido. El militante del yrigoyenismo. Ei abstencionista activo de los años posteriores al golpe de (José Félix) Uriburu. El hombre que se inserta en las viejas líneas del insurreccionalismo radical participando, armas en !a mano, en la rebelión de Paso de los Libres. El luchador y el tribuno que desde los sótanos de Forja denunció a los responsables de la 'década infame' y prefiguró el peronismo. El político que se unió al proyecto popular después de 1945. El crítico implacable que después de 1955 se erigiera en maestro de las nuevas generaciones y nexo fundamental entre éstas y las propuestas nacionales y populares dictadas por nuestra historia en sus diversas etapas: 'la lanza, el sufragio, el sindicato'. Su muerte dejó, y aquí el lugar común recobra su significado, un gran vacío.”


San Jauretche por Los Piojos


Heroes Arturo Jauretche


Bio.ar: Arturo Jauretche I - Canal Encuentro