24.11.08

PASCUAL PEREZ, EL PRIMERO DE LA HISTORIA

A 54 años de la hazaña argentina




El 26 de noviembre de 1954, el boxeador argentino logra el primer título mundial en la disciplina para Argentina. En Tokio, derrota por puntos al local Yoshiro Shirai y se queda con la corona en la categoría mosca.



La fecha del 26 de noviembre de 1954 está íntimamente ligado a la historia del boxeo argentino. Porque se fue el día en que al imponerse al japonés Yoshiro Shirai por puntos en Tokio, Pascual Pérez logró el primer título de campeón mundial.

Antes que él, Firpo fue el único que había tenido la oportunidad de lograr ese lauro en 1923 y que sólo se concretaba 31 años después. En otros casos, se negó a los boxeadores argentinos la posibilidad de intervenir en peleas en las que estuvieran en juego un título mundial, siendo el caso más elocuente el de Eduardo Lausse, que no obstante haber desarrollado en escenarios de Norte América una campaña tan intensa como exitosa, vio siempre cerrados los caminos que conducían a un combate por el título.

La conquista de Pascual Pérez fue celebrada jubilosamente en Buenos Aires y a su llegada a Ezeiza se le tributó un recibimiento excepcional, asistiendo el propio General Perón.

Pérez ya había dado muestras de su aptitudes en las olimpiadas de Londres en 1948, oportunidades en que logró consagrarse campeón olímpico de peso mosca. El premio del presidente de la Nación fue el regalo de una casa en Mendoza.

La trayectoria del diminuto boxeador fue en general exitosa. Antes de obtener el título mundial, había ganado 23 peleas consecutivas en el profesionalismo, que interrumpió precisamente el japonés Shirai en el Luna Park y a quien poco después le quitó la corona. Después, volvió a enhebrar una ristra de 28 triunfos sucesivos, hasta que perdió con otro japonés, Sadao Yapita.

Pese a haber ganado una considerable cantidad de dinero, Pérez padeció también los sinsabores de la pobreza después de su retiro. Este se produjo a la avanza edad de 38 años, ya que por entonces su situación económica era precaria y debió concertar algunas peleas para subsistir y en las que sufrió algunas derrotas categóricas.

Un matrimonio escasamente afortunado gravitó para que su ocaso fuera lamentable como el de la mayoría de los boxeadores. Pero su condición de primer campeón mundial le concede un lugar de privilegio entre quienes entraron en la historia del deporte.


Fragmento de Todo es Historia nº 254, de agosto de 1988

TRAYECTORIA DE PASCUAL PEREZ

3 comentarios:

Chuengaaa dijo...

A 54 años de la hazaña argentina




El 26 de noviembre de 1954, el boxeador argentino logra el primer título mundial en la disciplina para Argentina. En Tokio, derrota por puntos al local Yoshiro Shirai y se queda con la corona en la categoría mosca.



La fecha del 26 de noviembre de 1954 está íntimamente ligado a la historia del boxeo argentino. Porque se fue el día en que al imponerse al japonés Yoshiro Shirai por puntos en Tokio, Pascual Pérez logró el primer título de campeón mundial.

Antes que él, Firpo fue el único que había tenido la oportunidad de lograr ese lauro en 1923 y que sólo se concretaba 31 años después. En otros casos, se negó a los boxeadores argentinos la posibilidad de intervenir en peleas en las que estuvieran en juego un título mundial, siendo el caso más elocuente el de Eduardo Lausse, que no obstante haber desarrollado en escenarios de Norte América una campaña tan intensa como exitosa, vio siempre cerrados los caminos que conducían a un combate por el título.

La conquista de Pascual Pérez fue celebrada jubilosamente en Buenos Aires y a su llegada a Ezeiza se le tributó un recibimiento excepcional, asistiendo el propio General Perón.

Pérez ya había dado muestras de su aptitudes en las olimpiadas de Londres en 1948, oportunidades en que logró consagrarse campeón olímpico de peso mosca. El premio del presidente de la Nación fue el regalo de una casa en Mendoza.

La trayectoria del diminuto boxeador fue en general exitosa. Antes de obtener el título mundial, había ganado 23 peleas consecutivas en el profesionalismo, que interrumpió precisamente el japonés Shirai en el Luna Park y a quien poco después le quitó la corona. Después, volvió a enhebrar una ristra de 28 triunfos sucesivos, hasta que perdió con otro japonés, Sadao Yapita.

Pese a haber ganado una considerable cantidad de dinero, Pérez padeció también los sinsabores de la pobreza después de su retiro. Este se produjo a la avanza edad de 38 años, ya que por entonces su situación económica era precaria y debió concertar algunas peleas para subsistir y en las que sufrió algunas derrotas categóricas.

Un matrimonio escasamente afortunado gravitó para que su ocaso fuera lamentable como el de la mayoría de los boxeadores. Pero su condición de primer campeón mundial le concede un lugar de privilegio entre quienes entraron en la historia del deporte.


Fragmento de Todo es Historia nº 254, de agosto de 1988

TRAYECTORIA DE PASCUAL PEREZ

Pablo dijo...

A 54 años de la hazaña argentina




El 26 de noviembre de 1954, el boxeador argentino logra el primer título mundial en la disciplina para Argentina. En Tokio, derrota por puntos al local Yoshiro Shirai y se queda con la corona en la categoría mosca.



La fecha del 26 de noviembre de 1954 está íntimamente ligado a la historia del boxeo argentino. Porque se fue el día en que al imponerse al japonés Yoshiro Shirai por puntos en Tokio, Pascual Pérez logró el primer título de campeón mundial.

Antes que él, Firpo fue el único que había tenido la oportunidad de lograr ese lauro en 1923 y que sólo se concretaba 31 años después. En otros casos, se negó a los boxeadores argentinos la posibilidad de intervenir en peleas en las que estuvieran en juego un título mundial, siendo el caso más elocuente el de Eduardo Lausse, que no obstante haber desarrollado en escenarios de Norte América una campaña tan intensa como exitosa, vio siempre cerrados los caminos que conducían a un combate por el título.

La conquista de Pascual Pérez fue celebrada jubilosamente en Buenos Aires y a su llegada a Ezeiza se le tributó un recibimiento excepcional, asistiendo el propio General Perón.

Pérez ya había dado muestras de su aptitudes en las olimpiadas de Londres en 1948, oportunidades en que logró consagrarse campeón olímpico de peso mosca. El premio del presidente de la Nación fue el regalo de una casa en Mendoza.

La trayectoria del diminuto boxeador fue en general exitosa. Antes de obtener el título mundial, había ganado 23 peleas consecutivas en el profesionalismo, que interrumpió precisamente el japonés Shirai en el Luna Park y a quien poco después le quitó la corona. Después, volvió a enhebrar una ristra de 28 triunfos sucesivos, hasta que perdió con otro japonés, Sadao Yapita.

Pese a haber ganado una considerable cantidad de dinero, Pérez padeció también los sinsabores de la pobreza después de su retiro. Este se produjo a la avanza edad de 38 años, ya que por entonces su situación económica era precaria y debió concertar algunas peleas para subsistir y en las que sufrió algunas derrotas categóricas.

Un matrimonio escasamente afortunado gravitó para que su ocaso fuera lamentable como el de la mayoría de los boxeadores. Pero su condición de primer campeón mundial le concede un lugar de privilegio entre quienes entraron en la historia del deporte.


Fragmento de Todo es Historia nº 254, de agosto de 1988

TRAYECTORIA DE PASCUAL PEREZ

Archivo TEA y DeporTEA dijo...

A 54 años de la hazaña argentina




El 26 de noviembre de 1954, el boxeador argentino logra el primer título mundial en la disciplina para Argentina. En Tokio, derrota por puntos al local Yoshiro Shirai y se queda con la corona en la categoría mosca.



La fecha del 26 de noviembre de 1954 está íntimamente ligado a la historia del boxeo argentino. Porque se fue el día en que al imponerse al japonés Yoshiro Shirai por puntos en Tokio, Pascual Pérez logró el primer título de campeón mundial.

Antes que él, Firpo fue el único que había tenido la oportunidad de lograr ese lauro en 1923 y que sólo se concretaba 31 años después. En otros casos, se negó a los boxeadores argentinos la posibilidad de intervenir en peleas en las que estuvieran en juego un título mundial, siendo el caso más elocuente el de Eduardo Lausse, que no obstante haber desarrollado en escenarios de Norte América una campaña tan intensa como exitosa, vio siempre cerrados los caminos que conducían a un combate por el título.

La conquista de Pascual Pérez fue celebrada jubilosamente en Buenos Aires y a su llegada a Ezeiza se le tributó un recibimiento excepcional, asistiendo el propio General Perón.

Pérez ya había dado muestras de su aptitudes en las olimpiadas de Londres en 1948, oportunidades en que logró consagrarse campeón olímpico de peso mosca. El premio del presidente de la Nación fue el regalo de una casa en Mendoza.

La trayectoria del diminuto boxeador fue en general exitosa. Antes de obtener el título mundial, había ganado 23 peleas consecutivas en el profesionalismo, que interrumpió precisamente el japonés Shirai en el Luna Park y a quien poco después le quitó la corona. Después, volvió a enhebrar una ristra de 28 triunfos sucesivos, hasta que perdió con otro japonés, Sadao Yapita.

Pese a haber ganado una considerable cantidad de dinero, Pérez padeció también los sinsabores de la pobreza después de su retiro. Este se produjo a la avanza edad de 38 años, ya que por entonces su situación económica era precaria y debió concertar algunas peleas para subsistir y en las que sufrió algunas derrotas categóricas.

Un matrimonio escasamente afortunado gravitó para que su ocaso fuera lamentable como el de la mayoría de los boxeadores. Pero su condición de primer campeón mundial le concede un lugar de privilegio entre quienes entraron en la historia del deporte.


Fragmento de Todo es Historia nº 254, de agosto de 1988

TRAYECTORIA DE PASCUAL PEREZ