8.10.08

DOS JUICIOS, UNA MISMA HISTORIA

Por el incendio del boliche Kheyvis, en el que murieron 17 jóvenes en 1993, fueron juzgados el dueño del local, la arquitecta que lo diseñó, un funcionario que aprobó los planos y los inspectores que deberían haber clausurado la discoteca. Once años después, la historia se repitió con la tragedia de Cromañon.


“Los familiares de las víctimas (del incendio en Kheyvis) iniciaron juicios civiles por 27 millones de pesos, pero, ante todo, reclamaron justicia y culpables. Hubo tres causas penales. Al dueño del loca], Francisco de Jesús, lo sentenciaron a cinco años de prisión y diez de inhabilitación para el comercio, condena que cumplió.

Fue el único en ir preso. A la arquitecta que diseñó el boliche, Sandra Ponce de León, y a una funcionaria del municipio de Vicente López que intervino en la aprobación de los planos del local las condenaron a dos y tres años de cárcel, pero la pena no se efectivizó. Otra causa, contra diez inspectores que deberían haber clausurado el boliche, finalmente terminó en la nada.

Aunque en los expedientes se detectaron deficiencias en la estructura de la discoteca -que fueron ocultadas con documentación falsa-, irregularidades en los planos y varias fallas en la seguridad del local, de nada sirvieron las marchas y actos que organizaron los familiares de las víctimas. Pasó más de una década, y la mayor tragedia en una disco que sufrió el país se quedó sin justicia.”

Fragmento de una nota de Clarín del 26 de mayo de 2004


¿Qué sucedió en Kheyvis?


¿Quiénes acusan y quienes son los imputados en el caso Cromañon?


1 comentarios:

Rafael Bini dijo...

Por el incendio del boliche Kheyvis, en el que murieron 17 jóvenes en 1993, fueron juzgados el dueño del local, la arquitecta que lo diseñó, un funcionario que aprobó los planos y los inspectores que deberían haber clausurado la discoteca. Once años después, la historia se repitió con la tragedia de Cromañon.


“Los familiares de las víctimas (del incendio en Kheyvis) iniciaron juicios civiles por 27 millones de pesos, pero, ante todo, reclamaron justicia y culpables. Hubo tres causas penales. Al dueño del loca], Francisco de Jesús, lo sentenciaron a cinco años de prisión y diez de inhabilitación para el comercio, condena que cumplió.

Fue el único en ir preso. A la arquitecta que diseñó el boliche, Sandra Ponce de León, y a una funcionaria del municipio de Vicente López que intervino en la aprobación de los planos del local las condenaron a dos y tres años de cárcel, pero la pena no se efectivizó. Otra causa, contra diez inspectores que deberían haber clausurado el boliche, finalmente terminó en la nada.

Aunque en los expedientes se detectaron deficiencias en la estructura de la discoteca -que fueron ocultadas con documentación falsa-, irregularidades en los planos y varias fallas en la seguridad del local, de nada sirvieron las marchas y actos que organizaron los familiares de las víctimas. Pasó más de una década, y la mayor tragedia en una disco que sufrió el país se quedó sin justicia.”

Fragmento de una nota de Clarín del 26 de mayo de 2004


¿Qué sucedió en Kheyvis?


¿Quiénes acusan y quienes son los imputados en el caso Cromañon?